lunes, 01 de diciembre de 2008



Título: Transgresiones vol I.
Autor: VV.AA
Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2006
PVP Euros: 22


Por David Yagüe, periodista


Crítica:

La novela negra y policíaca está de moda, de eso no hay duda. Un gran número de editoriales, grandes, medianas o pequeñas, tienen en su haber colecciones dedicadas al género y los premios temáticos se multiplican, creciendo no sólo en prestigio si no también en importancia económica. Es, sin duda, un gran momento para todos los aficionados a la novela negra en todas sus variantes, entre los que me encuentro. Así pues, no había mejor momento para que saliera en castellano el primer volumen de Transgresiones, una recopilación de novelas cortas teóricamente adscritas al género negro. Pero vaya por delante que alguna de las maravillas que se encuentran en este libro podrían sobrevivir por sí solas, sin necesidad de llevar el apellido de un género.

El conocido escritor Ed McBain, más conocido fuera de nuestras fronteras que dentro, comenzó a pedir a conocidos escritores del género novelas cortas para este proyecto. En teoría buscaba novelas de género negro, policíaco, de misterio, pero el resultado fue superior. En su versión original, dividida en cinco tomos, las diez novelas cuenta con escritos de Anne Perry, de Walter Mosley (el impagable autor de Muerte Escarlata), Lawrence Block, Jeffrey Deaver y el propio Stephen King. En este primer volumen en castellano se encuentran cinco novelas, muy recomendables, pero quizá la de autores menos conocidos en nuestro país.

En Dinero De Ida Y Vuelta, Donald Westlake nos adentra en un mundo de ladrones profesionales y truhanes en busca de un golpe de fortuna. Es una historia deliciosa protagonizada por un personaje clásico del autor, John Dortmunder. Lejos del snobismo y la complicación del guante blanco, los protagonistas de esta historia son sencillos y tremendamente humanos y desprenden un franco sentido del humor, que hace que el lector empatice inmediatamente con ellos, a pesar de su condición criminal.

Una de las damas del misterio ambientado en la época victoriana, Anne Perry, arremanga sus pantalones para adentrase en el fango del conflicto norirlandés en Rehenes. Un thriller interesante donde, a pesar de la concreción del problema que plantea, intenta ser una metáfora sobre la intolerancia y la necesidad de ceder para llegar a buen fin, en lo político y en lo personal. No es la mejor historia del libro, pero las peripecias de la familia de líder protestante secuestrados cuando están de vacaciones resultarán, como poco, entretenidas.

La Virgen Del Maíz, de Joyce Carol Oates, es una inquietante historia sobre un secuestro de una preciosa niña en una pequeña ciudad. Sobrecogedor, atrevido y muy bien escrito viaje hacia el corazón de la maldad, absoluta e irracional, y sobre las sorprendentes consecuencias que puede provocar.

El gran Walter Mosley nos ofrece un viaje esquizofrénico por los asuntos ocultos y turbios de Nueva York en Archibald Sinley, Anarquista General: Caminar Por La Cuerda Floja. Un estudiante de periodismo decide responder a un curioso anuncio de trabajo y como ya se sabe que las prácticas en esta profesión tienen unas condiciones leoninas, el pobre muchacho se verá mezclado junto a un curioso justiciero en una rocambolesca trama de robo internacional y asesinos a sueldo, implicado en asesinatos y perseguido por la policía.

El Hombre De La Resurrección, de Sharyn McCrumb, cierra con brillantez este volumen. La historia de un esclavo comprado por una facultad de medicina para desenterrar cadáveres de forma ilegal en la Georgia del s. XIX es el eje de esta novela breve, que transciende a cualquier clase de género. Con una pala al hombro y paseando de noche por oscuros cementerios, las peripecias de Grandison Harris es, como no podía ser de otra manera, una historia en el límite entre la vida y la muerte.

Para poder decir más sobre este libro, sólo queda leerlo. Unas historias gustarán más, otras menos, pero este primer volumen deja un sabor maravilloso en el paladar, un sabor a género negro, pero también a buena literatura, a originalidad y creatividad desbordante. Con ese regusto esperaré, al menos yo, el segundo volumen de Transgresiones.

Reseña publicada originalmente en Comentariosdelibros.


Tags: transgresiones, ed Mcbain, novela corta

Publicado por Desconocido @ 18:04  | Novela Negra
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios